lunes, 25 de febrero de 2013

Recursos: El que escriba ‘habrir’ no debería graduarse

Los de Historia no somos los "malos" de la película, solo os preparamos para el año que viene.


Se + han = 'san'

El punto final no existe y las frases no arrancan con mayúsculas. Estas se usan indistintamente.
“Haber” y “a ver” es el mayor quebradero de cabeza.
Por contagio de la manera de escribir por móvil desaparece la ch, que pasa a ser x. Mucho es muxo.
La g es hoy w. Uno no es guapo sino wapo.
Las palabras acortadas en los apuntes de clase —tb por también o pq / porque— se ven en los exámenes.
Los términos se funden: derrepente, asique, osea.
“Hecho” de hacer y “echo” de echar no se distinguen.
Aparecen nuevas palabras como el gerundio tuviendo.
Una s por una x espectativas y una n que no existe transtorno.




El que escriba ‘habrir’ no debería graduarse

Las faltas de ortografía y de comprensión lectora abundan en la Universidad

Los profesores se plantean si además de los conocimientos deberían evaluar un lenguaje viciado por los SMS


Escribir habrir es una falta de ortografía tan descabellada e inverosímil que parece un signo de rebeldía, como quien escribe okupa. Sin embargo, cuando una profesora de Hispánicas —letras— y otra de Agrónomos —ciencias— repasan en común mentalmente las faltas más habituales de sus alumnos aparece pronto el dichoso habrir. ¿Cómo llegan a una falta tan rocambolesca? Probablemente, conjeturan las docentes, porque no distinguen “habría” del verbo haber de “abría” (casi siempre escrito sin acento) de abrir. Los fallos ortográficos y de expresión son frecuentes en unos estudiantes que con esa ortografía no hubiesen pisado la Universidad. Los profesores reconocen que el panorama es desolador, pero pocos bajan la nota de un examen por la ortografía y la expresión —menos aún en las carreras de ciencias— y no existen reglas comunes para baremar este asunto en los departamentos de las facultades


Sánchez Ron: “La ortografía no es un juicio relativo, es una ley absoluta”

La organización de la sintaxis y los acentos importan tanto como las faltas


José Luis Pardo: “Debe bajarse la nota, incluso hasta llegar al suspenso”


http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/16/actualidad/1361037969_843190.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario